miércoles, 6 de junio de 2018

Nuevo Single: Ninguna Más

Ninguna Más es un canto de libertad, una denuncia en contra de la violencia que sufren las mujeres. Este single ha sido producido por Good Over Evil; Sista Livity y Pato Ranking han puesto voces a este nuevo tune, que pretende reflejar y denunciar la situación de maltrato de género que muchas mujeres padecen. El lanzamiento de esta producción está compuesto por 2 temas, Ninguna más y Ninguna más Dub.

martes, 5 de junio de 2018

"Sweet Honey", octavo single de Cool Up Records,

"Sweet Honey" es el octavo single lanzado por Cool Up Records, en esta ocasión presentando al artista clásico, Coronel Brown. Este cantante ha sido un descubrimiento para ellos y próximamente seguiran publicando más canciones junto a él.

“Sweet Honey“ es una canción de amor dedicada a su chica, en la que el artista también comparte su pasión por la música y sus inquietudes personales.

En esta ocasión el single se presenta con un cortometraje animado creado por el director de arte Mr John Vanilla

domingo, 3 de junio de 2018

Rototom Sunsplash: el festival ‘macro’ que piensa en formato ‘mini’

La cita reggae de Benicàssim se pone a la altura del público menudo y forja su perfil como festival inclusivo para disfrutar, y experimentar, en familia

El abanico de actividades culturales, las comodidades del recinto y la acampada y el certificado que lo avala como festival familiar lo consolidan como destino vacacional


Respirar cultura, empaparse de aprendizaje y compromiso social, sumergirse en un mar de valores y experiencias combinadas con momentos de relax. Tumbarse al sol junto al Mediterráneo. Reír. Soñar. Divertirse. Correr. Jugar. Saltar. Conectar. Y hacerlo, todo ello, en familia. Son sólo algunas de las opciones que el Rototom Sunsplash de Benicàssim acerca a quienes tienen en su horizonte más cercano planificar unas vacaciones familiares diferentes.

Del 16 al 22 de agosto, el festival internacional reggae se pone a la altura del público menudo y adapta su estructura macro al formato mini que demanda éste. Más de 13.000 niños y niñas menores de 13 años se sumaron el año pasado a la experiencia Rototom atraídos por la variada oferta de actividades pensada para ellos, y ellas. Y arropados también por una estructura y una gama de servicios que garantizan una estancia cómoda y agradable. De esas que quedan para siempre en el mejor de los recuerdos ya de vuelta a casa.

El aval lo ratifica haber sido certificado en 2017 como primer festival familiar de la Comunidad Valenciana por la marca Tour and Kids, el único club de producto de turismo familiar en esta autonomía y respaldado por la Agencia Valenciana de Turismo. Su inclusión en esta marca asegura unos criterios de calidad a la hora de hacer turismo –festivalero en este caso- en familia.

“Trabajamos en un recinto con límite de aforo para el estilo de festival que buscamos. Apostamos por un evento de calidad donde cada asistente tenga su espacio vital. Queremos garantizar una estancia cómoda para todos los grupos de edad que nos visitan”, explica el director del Sunsplash, Filippo Giunta.

Trece áreas extramusicales arman la baza cultural para este 25 aniversario y afianzan ese festival diurno perfecto para descubrir en familia. Varias de ellas se constituyen como territorio abierto al público infantil y sus acompañantes.


En uno de los rincones más refrescantes del recinto de conciertos, bajo un denso pinar, se levanta Magicomundo. Aquí el juego libre y espontáneo es el vehículo para transitar por los territorios que enriquecen el área, fomentando la creatividad y la imaginación. Se pueden construir manualidades con materiales reciclados, experimentar con juegos de agua, leer o levantar un castillo de arena. Además, de la mano de Family Tree Kids –tienda especializada en juegos de madera ecológicos- y la firma alicantina de juguetes tradicionales Cayro, Magicomundo contará con un espacio para pequeños de 0 a 3 años con experiencias sensoriales, materiales naturales y estructuras para desarrollar su motricidad. También Cayro desplegará sus juegos de mesa para el público más adolescente. Mientras, dentro del equipo de educadores de Magicomundo estará el personal de Komba Educación: una apuesta por el bilingüismo –español, inglés- para facilitar el intercambio cultural.

Todavía en Magicomundo, cada día, a primera hora de la tarde, habrá actividades para vivir en equipo: desde bailes en familia a cuentacuentos con conciencia. Y para las madres y padres, se han programados talleres y charlas para acercar otras miradas sobre la crianza e intercambiar inquietudes con el apoyo de diferentes colectivos, como Imagine Elephants. Esta entidad participará en una de las ponencias del Foro Social: Jugar, educar para la vida, junto a Miguel Castro, de Diraya Expresión, referente en educación creadora.

Rototom Circus es otra de las paradas de obligada visita para el público familiar. Talleres con la madrileña Escuela de Circo Diverso y la Asociación Valenciana de Circo, las tradicionales olimpiadas de circo y hasta cuatro shows, con Check Point Clown, de Pallasos en Rebeldia, liderando el cartel. La compañía gallega es responsable de Festiclown, que ha trasladado el ambiente circense a lugares como Palestina o los campamentos de refugiados saharauis, donde hace falta sacar sonrisas. Junto a ella saldrán a escena también Banton El Viajero, Circo Circulum y la Asociación Valenciana de Circo.

El guiño al público familiar se extenderá también este año al African Village de la mano de Fekat Circus, la compañía etíope que abrirá el escenario del área con su espectáculo Move in. El rincón más africano del recinto desplegará además un buen número de actividades inclusivas, abiertas a todo tipo de públicos, al igual que la agenda de Pachamama, del Mercado ArteSano o la del área más playera del festival: el Solé Reggae Rototom Beach, a los pies del Gurugú castellonense. Por último, el desfile de despedida vibrará este año de forma especial por el 25 aniversario. “Será mucho más visible, ganará en protagonismo y en participación y reserva unas cuantas sorpresas ante el Main Stage”, señalan desde la organización.

Junto a la oferta lúdica destacan las comodidades del recinto, con menús adaptados a los paladares de los más pequeños en la zona de restauración y varios puntos de suministro de agua para combatir el calor estival y blindar la hidratación. Pluses que abarcan a la zona de descanso del festival: la acampada, con parcelas para familias con hijos en el área más sombreada del camping, valladas y con acceso a servicios como el parque infantil y los baños reservados a niños.

VÍDEO DE ACTIVIDADES PARA PÚBLICO INFANTIL Y FAMILIAR

viernes, 1 de junio de 2018

‘Legacy’, nuevo album de Katchafire

Katchafire publica su esperado quinto disco de estudio Legacy (Zojak World Wide). 12 nuevas canciones en las que la banda de reggae maorí ha estado trabajando durante su intensa gira, para lograr las vibraciones, los sonidos y las armonías que se esperan de los hermanos 'Fire' con nuevos sabores en su receta.

Hecho con el apoyo de NZ On Air, el álbum Legacy es emocionante y fresco, con mensajes de amor, esperanza, unión y familia. Sobre ello, Logan Bell dijo: "Los hermanos estamos entusiasmados de traer nueva música a nuestra familia Fire... Hemos estado trabajando duro para traer un nuevo fuego. Nos suena muy bien y no podemos esperar para compartir la música con todos ".

Su hermano Jordan Bell dijo: "La forma en que surgió es el resumen del legado kaupapa. Katchafire es una gran familia, no solo los miembros principales sino también los miembros locales e internacionales. Siempre hemos sido agradecidos y esta es la razón por la que siempre intentamos traer a tantos de nuestros hermanos y colegas en este viaje, para compartir estas grandes experiencias, la bondad y las oportunidades ".

Los recientes cambios en la formación han agregado nuevo combustible al fuego y los tres primeros singles del álbum Legacy - Addicted, Way Beyond y Love Today - han comenzado a transmitirse en radios y playlists de roots reggae en todo el mundo, con Love Today llegando al Top 20 de Global Reggae Charts.

Las 12 canciones de este álbum se grabaron en numerosos estudios de todo el mundo, desde Nueva Zelanda y Australia hasta Los Ángeles, Hawai y Jamaica, con colaboraciones con algunos de los mejores artistas reggae.

Legacy está disponible en todo el mundo en todas las plataformas digitales gracias a la etiqueta Zojak World Wide.

domingo, 27 de mayo de 2018

Érase una vez… el festival reggae más grande de Europa

El reggae como motor de una filosofía de vida, la fidelidad del público y la capacidad de sobreponerse a los cambios escriben la historia de uno de los eventos culturales internacionales de referencia: el Rototom Sunsplash

El certamen cumple 25 años avalado por los 3,2 millones de asistentes y más de 2.300 artistas en cartel que deja su trayectoria: de los Alpes italianos al mar Mediterráneo de Benicàssim


“Había una vez en Italia un pequeño festival reggae que se llamaba Rototom Sunsplash. Y hoy en Benicàssim, España, hay un gran festival reggae que se llama Rototom Sunsplash”. Las palabras son del artista Alborosie. Pronunciadas sobre el escenario en agosto de 2010 -en el primer aterrizaje español del certamen tras su traslado desde la italiana Osoppo- resumen la evolución del festival reggae más grande de Europa. 2010 fue una fecha de inflexión, repleta de incógnitas que ocho años después han dejado de serlo, para traducirse en recuerdos y hechos con más pros que contras. Los años han jugado a favor de la experiencia Rototom Sunsplash y la llevan, directa, a cumplir su primer cuarto de siglo de vida.

Veinticinco años de trayectoria que han logrado unir bajo la estela del reggae y su filosofía a más de 3,2 millones de personas de los cinco continentes a lo largo de sus diferentes ediciones, el equivalente a la población de Madrid o Berlín. Y subir al escenario a más de 2.300 artistas. Los próximos se sumarán al cartel más histórico del 16 al 22 de agosto, bajo el lema 25 years walking together. Entre ellos el guitarrista californiano Ben Harper, que se presenta por primera vez en su carrera en formato reggae; el propio Alborosie, que festejará en Benicàssim sus 25 años de trayectoria; los neozelandeses Fat Freddy’s Drop; los referentes del rap cubano Orishas; la banda californiana de roots reggae Groundation; el hijo del rey del reggae Julian Marley o Konshens & Dub Akom.

El paso del tiempo ha cambiado cosas, y ha afianzado otras, en la historia de este festival nacido en 1994 en una discoteca de la localidad de Gaio de Spilimbergo, al norte de Italia. Un local en el que el reggae convivía con el rock o el punk, y Ramones y Massive Attack con Fela Kuti, Yellowman o Burning Spear -cuyo concierto años después, en 2003, aún permanece en la retina de muchos por su intensidad-.

Los cambios empiezan por el propio entorno: el paisaje alpino de la etapa italiana del Rototom Sunsplash ha dejado paso al mar Mediterráneo junto al que se asienta hoy el recinto de conciertos de Benicàssim. Las distancias entre el antes y el ahora siguen con cifras: de las 1.000 personas que respaldaron el primer Rototom en Gaio a las 220.000 de 2017 en Benicàssim. De los 14 artistas en cartel de 1994 a los más de 400 conciertos del último año.

El romanticismo que sirvió de engranaje para esta maquinaria festivalera en su primera fase, echando mano de la colaboración vecinal para sacar adelante las diferentes ediciones y de jaulas para transformarlas en barras y tiendas, ha dado paso a una estructura profesionalizada, estable. Un engranaje capaz de sustentar el volumen de actividad, de escenarios y áreas extramusicales, y de asistentes que eligen el festival como destino cada verano y que han encontrado en el Sunsplash la horma para su estilo de vida.

Ese estilo de vida que han cosido el reggae y los valores ligados a este género musical y sobre los que ha crecido el Rototom es lo que no ha variado en 25 años. “La atmósfera de familia y comunidad que se logra con el reggae es incuestionable, y genera un efecto de apertura en la gente. Su mensaje es fuerte: paz, respeto, derechos humanos, medio ambiente, y a través de él se vehiculan de una manera más natural. Es imposible ser racista y escuchar reggae al mismo tiempo”, explica el director del Rototom Sunsplash, Filippo Giunta.

Precisamente la comunidad y el sentido de pertenencia que arropan la cita musical es una de las bases de su idiosincrasia. “Lo que nos diferencia es que nuestro público siente el festival como suyo. Se tatúan el léon [emblema del festival] porque se sienten parte de esta comunidad”, apunta Giunta. Otro ejemplo: la cita sigue siendo testigo cada año del relevo generacional. De padres y madres que incorporan a su prole a esta experiencia.

Tampoco ha variado en estas más de dos décadas un modelo de gestión atípico que hoy, sin embargo, es referente para otros grandes eventos culturales. Con el prefijo ‘auto’ como base, el festival ha logrado financiarse casi íntegramente con las entradas y el merchandise, sin depender de subvenciones públicas, que apenas suponen un 2,5%, ni de patrocinadores que representan “esas prácticas que queremos cambiar”, dice Giunta en alusión a las temáticas abordadas en el Foro Social. Un espacio de debate que ha redimensionado el compromiso social del festival con la presencia de las Nobel de la Paz Rigoberta Menchu y Shirin Ebadi, el ideólogo de la modernidad y sociólogo Zygmunt Bauman, la activista Vandana Shiva o Luigi Ciotti, el sacerdote símbolo de la antimafia italiana, como ejemplos de una lista mucho más amplia de voces expertas.

De encuentro nacional a cita europea y mundial
La fidelidad del público ha sido el retroalimento del Rototom Sunsplash a lo largo de su historia. En esta trayectoria Osoppo, sede del festival durante una década, de 2000 a 2009, ocupa un papel clave. Es decisiva para pasar de encuentro nacional a festival europeo. La proximidad a Austria, Eslovenia y Alemania de esta pequeña localidad de 3.000 habitantes a los pies de los Alpes amplió las fronteras del certamen y equilibró el hándicap de su aislamiento geográfico. El paso del Sunsplash por Osoppo también explica cómo se forja la atmósfera de pacifismo, tolerancia e interculturalidad que definen la cita, hasta hoy.

Osoppo vivió la cara –el auge- y la cruz del festival, que en 2009 abandona el idílico recinto del parque Rivellino para dar el salto a España. Al mar. A un país “hospitalario y sede de muchos otros festivales”. Lo hace forzado por el “acoso” avalado por la Ley Fini-Giovanardi y la política de cierre de fronteras que promovía el discurso nacionalista de Silvio Berlusconi y sus socios de la Liga Norte, contrario a la fusión y convivencia de culturas que materializaba el evento.

Al éxodo le sigue la “tierra prometida” de Benicàssim, como recoge la película Exodus-Finding Shelter, que aborda los motivos de la salida del Rototom Sunsplash de Italia y su llegada a España. Un cambio que la propia dirección define como “traumático”, por la incertidumbre, pero que no fue sino la transición a otra época dorada para el festival, que logró arrastrar equipo y público, así como sumar nuevos habitantes a su proyecto. Aquí se ha acabado de proyectar al mundo y ha podido, como anécdota y para tranquilidad de asistentes y promotores, dejar aparcadas las preocupaciones meteorológicas propias del clima prealpino de Osoppo. “¿Si ha valido la pena? Nos lo preguntamos cada día. Nadie volvería atrás”, señala el director del Sunsplash. A por otros 25.

NUESTRA HISTORIA AL COMPLETO